Yoga Sutras

1.1 ATHA YOGANUSASANAM

अथ योगानुशासनम्

  • atha: ahora, auspicioso, una oración, una bendición, autoridad, buen presagio.
  • yoga: union, conexión, combinación, aplicación, uso, medios, resultado, meditación profunda, concentración, contemplación del Espíritu Supremo
  • anusasanam: consejo, directriz, orden, mandato, instrucciones, sentar reglas y preceptos, un texto revisado, introducción, o guía ofrecida en forma procesal. Así pues, significa guía en los códigos de conducta que han de ser observados, y que conforman la base a partir de la que cultivar nuestra vida ética y espiritual

Con oraciones en busca de la bendición divina, ahora comienza una exposición sobre el sagrado arte del yoga.

A continuación sigue una detallada exposición de la disciplina del yoga, ofrecida paso a paso en el orden correcto y con las directrices adecuadas para trabajar en uno mismo.

B.K.S Iyengar
Luz sobre los Yoga Sutras de Patañjali

 

1.2 YOGAH CITTAVRTTI NIRODHAH

योगश्चित्तवृत्तिनिरोधः

  • yogah: unión o integración desde la capa más exterior hasta el sí-mismo más interior, es decir, de la piel a los músculos, huesos, nervios, mente, intelecto, voluntad, consciencia y sí-mismo
  • citta: consciencia, que está constituida por tres factores: mente (manas), intelecto (buddhi) y ego (ahamkara). Citta es el vehículo de observación, atención, aspiración y razón. Tiene tres funciones: cognición, conación o volición y movimiento.
  • vrtti: estado de la mente, fluctuaciones mentales, conducta, comportamiento, una forma de estar, un modo deactuarm movimiento, función, operación.
  • nirodhah: obstrucciión, bloqueo, oposición, aniquilación, limitación, control, cese

El yoga es el cese de movimientos en la consciencia

El yoga esta definido como la restricción o inhibición de fluctuaciones en la consiencia. Es el arte de estudiar el comportamiento de la consciencia, que tiene tres funciones: cognición, conación o volición y movimiento. El yoga ofrece los medios para comprender el funcionamiento de la mente, y ayuda a serenar sus movimientos, condiciéndonos hacia un imperturbable estado de silencio que mora en la sede de la consciencia. El yoga es, pues, el arte y la ciencia de la disciplina mental a través de la que se cultiva y madura la mente.

 

1.3 TADA DRASTUH SVARUPE AVASTHANAM

तदा द्रष्टुः स्वरूपेऽवस्थानम्

  • tada: entonces, a la sazón
  • drastruh: el alma, el que ve
  • svarupe: en sí mismo, en su propio estado
  • avasthanam: descansa, permanece, mora, reside, irradia

Entonces el que ve mora en su propia y auténtico esplendor.

Cuando las olas de la consciencia están aplacadas y silenciadas, ya no siguen distorsionando la auténtica expresión del alma, revelado en su propia naturaleza, el que ve, testigo luminoso, mora en su propia grandeza.

Como la volición es el modo de expresión de la mente, tiende a cambiar nuestra perceoción del estado y condición del que ve momento a momento. Cuando se la inmoviliza y regula, se experimenta un estado de ser reflexivo. En este estado, el conocimiento asoma con tanta claridad que se ve y siente la auténtica grandeza del que ve. Esta visión del alma irradia sin ninguna actividad por parte de citta. Una vez se realiza, el alma mota en su propia sede.

 

1.4 VRTTI SARUPYAM ITARATRA

वृत्तिसारूप्यमितरत्र॥४॥

  • vrtti: comportamiento, fluctuación, modificación, función, estado mental
  • sarupyam: identificación, afinidad, cercanía, proximidad
  • itatrata: en otras ocasiones, en otros sitios

En otras ocasiones, el que ve se identifica con la consciencia fluctuante. Cuando el que ve se identifica con la consciencia o con los objetos vistos, se une con ellos y olvida su grandeza. La tendencia natural de la consciencia es a implicarse con el objeto visto, arrastrar al que ve hacia él, y hacer que éste se identifique con el objeto.

Este proceso se convierte en una semilla de diversificación de la inteligencia, y hace que el que ve olvide su propia y radiante percepción consciente. Cuando el alma no irradia su propia gloria es señal de que la facultad pensante se ha manifestado en lugar del alma. La impresión de los objetos es trasmitida a citta a través de los sentidos de percepción. Citta absorve estas impresiones sensoriales y queda teñido y modificado por ellas.

Los objetos actúan como forraje para citta, que se ve atraído hacia ellos por su apetito. Citta se proyecta a sí mismo, tomando la forma de los objetos a fin de poseerlos. Así, la consciencia se ve envuelta en pensamientos del objeto, con el resultado de que el alma queda oscurecida. De esta manera, citta se enturbia y provoca cambios en el comportamiento y el humor, al identificarse con las cosas vistas. Aunque en realidad citta es una entidad sin forma, puede resultar de ayuda visualizarla a fin de aprehender sus funciones y limitaciones. Imaginemos que es omo una lente óptica, que en sí misma no contiene luz alguna, pero que se halla colcada directamente por encima de una fuente de pura luz, el alma. Una cara de la lente, la que mira al interior, hacia la luz permanece clara. Normalmente, somos conscientes de esta faceta interna de citta sólo cuando nos habla con la voz de la conciencia.

En la vida cotidiana somos mucho más conscientes de la cara superior de la lente, la que mira hacia afuera, hacia el mundo, al que está vinvulada a través de los sentidos y la mente. Esta superficie sirve tanto como sentido y como contenido de la consciencia, junto con el ego y la inteligencia. Influida por los deseos y miedos de la turbulenta vida mundana, se empaña, tornándose opaca, incluso sucia y rayada, e impide que la luz del alma brille a través. Como carece de iluminación interior, busca con avidez las luces artificiales de la existencia condicionada.

Toda la técnica del yoga, su práctica y control, tiene como objeto disociar la consciencia de su identificación con el mundo fenoménico, restringir los sentidos que la enmarañan, y limpiar y purificar la lente de citta, hasta que transmita total y únicamente la luz del alma.

 

1.5 VRTTAYAH PAÑCATAYYAH KLISTA AKLISTAH

वृत्तयः पञ्चतय्यः क्लिष्टा अक्लिष्टाः॥५॥

  • vrttayah: movimientos, modificaciones
  • pañcatayyah: quíntuple
  • klista: que aflige, que atormenta, que inquieta, doloroso
  • aklistah: que no altera, que no perturba que no aflige, indoloro, agradable

Los movimientos de la consciencia son cinco. Pueden ser cognoscibles o incognoscibles, dolorosos o indoloros.

Las fluctuaciones o modificaciones de la mente pueden ser dolorosas o indoloras, cognoscibles o incognoscibles. El dolor puede permanecer oculto en el estado indoloro, y el indoloro puede estar oculto en el estado doloroso. Ambos pueden ser cognoscibles o incognoscibles.

Cuando la consciencia toma el mando, el que ve ocupa el asiento trasero, de manera natural. La semilla del cambio está en la consciencia, y no en el que ve. La consciencia ve los objetos en relación a sus propias idiosincrasias, creando fluctuaciones y modificaciones en nuestro pensamiento. Estas modificaciones, de las cuales existen cinco tipos, se explica en el sutra siguiente. Pueden ser visibles u ocultas, dolorosas o no, desagradables o agradables, cognoscibles o incognoscibles.
El sutra anterior explica que la consciencia implica al que ve con los objetos vistos por ella, e invita cinco tipos de fluctuaciones, que pueden dividirse y subdividirse casi infinitamente.
Los pensamientos, cuando se hallan asociados a la angustia, son considerados condiciones dolorosas (Klista) de la mente y la consciencia. Por ejemplo, una brasa encendida de carbón cubierta de ceniza de la impresión de ser ceniza. Pero si uno la toca, le quema la piel de inmediato. La brasa estaba ahí en estado incognoscible, o aklista. En el momento en que la piel se quemó, se tornó cognoscible, o klista. Como lo que domina en el dolor es la angustia, el estado placentero no puede identificarse con ella, y por eso existen paralelamente. El placer del sexo finaliza en la agonía de los dolores del parto, para ser seguidos de todos los ciclos de alegría, preocupación y tristeza asociados con la paternidad.
Por otra parte, los dolores también pueden permanecer ocultos, y pueden aparentar se indoloros durante mucho tiempo, hasta que se manifiestan. Por ejemplo, el cáncer puede permanecer indetectable durante largo tiempo hasta que alcanza un doloroso y tormentoso estado.

Los dolores y angustias cognoscibles son controlados o aniquilados mediante la práctica del yoga, y por la fuerza de voluntad. Liberándose de los deseos (vasanas) y mediante el no apego (vairagya) – ademas del sadhana yóguico-, se evita que los dolores incognoscibles aparezcan en el estado de conocimiento.

 

1.6 PRAMANA VIPARYAYA VIKALPA NIDRA SMRTAYAH

  • pramana: conocimiento válido, conocimiento experimentado, conocimiento correcto estudiado y verificado, prueba, o evidencia
  • viparyaya: invertido, perverso, contrario
  • vikalpa: duda, indecisión, vacilación, fantasía, imaginación, o ensoñación
  • nidra: sueño, un estado de vaciedad
  • smrtayah: memoria

Son causados por el conocimiento correcto, la ilusión, el pensamiento imaginario, el dormir y la memoria.

Estas cinco fluctuaciones o modificaciones de la consciencia están basadas en la percepción real, o recto conocimiento basado en hechos y pruebas; en la percepción irreal o perversa, o ilusión; en la fantasía o conocimiento imaginario; en el conocimiento basado en el dormir; y en la memoria.

La consciencia cuenta con cuatro tipos cualitativos de inteligencia: mudha  (tonta, estúpida o ignorante), ksipta(descuidada o distraída), viksipta (agitada o dispersa), ekagra (unidireccional y atenta) y niruddha (restringida o controlada). Como la inteligencia consciente es de cinco tipos, las fluctuaciones también se clasifican en cinco: conocimiento correcto, percepción perversa, imaginación, conocimiento basado en el dormir y memoria. Esos cinco estados conscientes de inteligencia y las cinco clases de fluctuaciones pueden llegar a desasosegar al sadhaka, o bien ayudarle a desarrollar madurez e inteligencia, y a alcanzar la emancipación.
Las percepciones erróneas (viparyaya) son reunidas por los sentidos de percepción e inducen a la mente a aceptar lo que ellas sienten (como en la historia de los seis ciegos y el elefante). El conocimiento fantasioso (vikalpa) hace que la mente viva en un estado imaginario sin considerar los hechos.

La memoria (smrti) ayuda a recopilar experiencias para su correcta comprensión. El dormir (nidra) cuenta con una peculiaridad propia. Al igual que una jarra vacia se llena de aire, espacio, sin un lugar, y está llena de letargo. Al dormir, uno tiene un vislumbre de un tranquilo estado mental, manolaya.

Este estado inactivo de la mente sólo se siente al despertar. Igual que una flor descansa en su capullo, la consciencia descansa en el suyo, la conciencia. El conocimiento correcto (pramana) es conocimiento directo desde el núcleo del ser.
El intuitivo, y por tanto puro, y está más allá del campo del intelecto.
El conocimiento directo lleva al ser humano más allá del estado consciente. Este estado de consciencia se llama amanaskatva.